Exactitud de las pequeñas dosis en neonatología

La jeringa de bajo volumen (LDT) no garantiza la exactitud de la dosis

Las pruebas de laboratorio han demostrado que el cono de la jeringa de bajo volumen (LDT) podría llenarse involuntariamente con líquido durante el muestreo.

Para cuantificar la posible sobredosis lograda durante la conexión, una empresa independiente especializada, llamada ANDHEO, realizó una simulación de dinámica de fluidos computacional (CFD). Gracias a este método, se han tenido en cuenta todos los parámetros físicos (tensión superficial, gravedad, densidad, viscosidad …) que pueden influir en los resultados.

 

 

 

Los resultados muestran que la jeringa de bajo volumen (LDT) puede provocar una sobredosis de 0.120 ml, o incluso 0.153 ml en caso de menisco, cuando hay líquido presente en el foso de la jeringa. No hay fugas del fluido porque la tensión superficial se hace cargo de todos los demás parámetros físicos.

Si comparamos el riesgo de sobredosis de cada sistema de nutrición enteral seguro mediante una simulación numérica, los resultados muestran que la jeringa de bajo volumen puede llevar a una sobredosis equivalente a la jeringa ENFit™ convencional.

*En la ISO 80369-3:2016 se publican los resultados de los ensayos de laboratorio, que revelan un volumen de desplazamiento de 0,148 ml con ENFit™.

 

Atención sobre las instrucciones de uso de la jeringa de bajo volumen (LDT)

Haga clic aquí para ver las instrucciones de la jeringa LDT.

Los errores humanos son inevitables

Los errores humanos son inadvertidos e involuntarios, y suceden de forma previsible con los actos repetidos porque la persona se encuentra en “modo automático”. Lamentablemente, los errores de medicación también aumentan cuando la gravedad de la enfermedad es mayor y cuando existe un mayor nivel de atención.

Al añadir nuevos pasos concretos en el proceso de flujo de trabajo de la jeringa, solo durante el uso de la jeringa LDT, llevará inevitablemente a errores debido a:

  • distracciones
  • aumento de la carga de trabajo
  • “modo automático” en las tareas frecuentes y familiares

Por desgracia, cuando se producen “errores automáticos”, con frecuencia estos no se detectan de manera inmediata porque el cuidador se encuentra en “piloto automático”. La formación es eficaz para reducir los riesgos y aprender nuevos protocolos, pero, después del acto de formación, la retención de conocimientos de la persona desciende hasta la “curva del olvido“. Para garantizar el cumplimiento constante, esta formación debe ser continua y prolongada, sobre todo porque los cuidadores trabajan en situaciones estresantes.

Inquietudes respecto a las instrucciones de la LDT que podrían llevar a una sobredosis

  1. El uso de un dispositivo de extracción no solo incrementa el presupuesto del hospital, sino que además no garantiza que el espacio muerto de la jeringa no contenga líquido (Ver el vídeo sobre el uso de los dispositivos de extracción).
  2. Dar golpecitos a la jeringa o sacudirla para eliminar el exceso de líquido del espacio muerto provoca la dispersión de gotitas de líquido y supone un riesgo de contaminación química y microbiana del operario y el área dispensación.
  3. Eliminar el líquido del espacio muerto de la jeringa LDT puede ser complicado, en función de la viscosidad del líquido.
  4. El espacio muerto de la jeringa es fino y profundo, por lo que puede ser difícil limpiarlo con un paño. Además, es necesario garantizar que el paño utilizado para limpiar el espacio muerto de la jeringa no supone ningún riesgo de contaminación por partículas o microorganismos.
  5. Si se usan las instrucciones de uso de la jeringa LDT con otro tipo de jeringas (p. ej., ENFit clásica, jeringa Luer intravenosa, jeringa neuroaxial…), se producirán errores debido a dosis insuficientes para la aplicación clínica.

Descargar